Ambito socioeducativo

¿Qué ofrecemos?

Cursos sobre inteligencia emocional para profesionales del trabajo y la educación social. Para ello, no tenemos un modelo único, ya que pueden ser tantos como como necesidades formativas, en relación con las competencias que trabajamos, tenga la institución que nos requiera.

¿Cuáles son estas competencias?

Manejo emocional

  • - Aprender a identificar emociones, deseos y necesidades
  • - Aprender a comprender emociones, deseos y necesidades
  • - Aprender a expresar emociones, deseos y necesidades
  • - Aprender a conocerme y valorarme

Resolución de conflictos

  • - Aprender a analizar y entender los conflictos
  • - Aprender a decir que no/límites
  • - Aprender a decir que si/ceder
  • - Aprender a escuchar
  • - Aprender a responsabilizarme y responsabilizarte - Aprender a negociar y consensuar

Acompañamiento emocional

  • - Aprender a escuchar
  • - Aprender a escuchar(me)
  • - Aprender a empatizar
  • - Aprender a (no) responsabilizarme

Trabajo en equipo

  • - Aprender a escuchar
  • - Aprender a escuchar(me) y atender(me) necesidades, deseos, ideas y propuestas.
  • - Aprender la importancia de los diferentes roles.
  • - Aprender las funciones del liderazgo.
  • - Aprender a decir que no/límites.

¿Para qué es necesario este curso dentro de la educación y el trabajo social?

El eje del trabajo en la educación y el trabajo social, es la relación que se establece con la persona usuaria. Una relación basada en la confianza y el respeto, ubicada dentro de unos límites claros y coherentes, dónde el acompañamiento al mundo emocional de la persona usuaria juega un papel fundamental y donde la creación de un vínculo es fundamental.

Dicha relación (en la mayor parte del tiempo) es utilizada por el/la profesional para acompañar el proceso de aprendizaje de saberes y competencias socioemocionales: competencias asertivas para la resolución de conflictos, competencias para una buena gestión de los propios malestares emocionales, competencias de escucha activa, competencias de trabajo cooperativo, competencias de vida en común (como responsabilidad, respeto y tolerancia a la frustración), y un largo etcétera que variará en función del contexto educativo menos de lo que, a priori, pareciera.

Como vemos, entonces, ambos aspectos (la importancia del vínculo profesional-usuario/a, y las competencias que este profesional tiene como objetivo trabajar) están estrechamente vinculados con el mundo emocional. Pero, incoherentemente, en los planes de formación de educación y trabajo social, casi no encontramos referencias al aprendizaje de herramientas socioemocionales para estos/as profesionales. Esto tiene diferentes consecuencias:

  • - En la medida en que el/la profesional no sepa gestionar su propio mundo y conflictos emocionales, dificilmente va a poder acompañar el de las personas usuarias.
  • - No tiene herramientas que ofrecer a sus usuarios/as para el trabajo con competencias socioemocionales, teniendo que utilizar aquellas que conoce por experiencia propia (a veces acertadas, otras no tanto) o en el mejor de los casos, por un proceso de investigación individual.
  • - La aparición del “Síndrome de Born-out o Estar quemado” característico de profesiones con una alta implicación emocional, dónde los profesionales no poseen herramientas para gestionar la misma y utilizarla en favor del proceso educativo, en lugar de ser un factor de frustración y decepción profesional.

Los cursos que ofertamos pretenden llenar este vacío de saberes socioemocionales, creando un espacio educativo en el que profesionales de lo social aprendan a gestionar los malestares y conflictos emocionales surgidos en su contexto de trabajo así como, aprendan herramientas concretas de trabajo socioemocional para ofrecer a las personas usuarias con quiénes trabajan.

¿Cómo lo hacemos?

Para lograr que el proceso de aprendizaje tenga la máxima calidad posible, utilizamos una metodología centrada en la participación e implicación de los y las participantes, construyendo el aprendizaje a partir de los saberes extraidos de su vivencia: dinámicas grupales, trabajos prácticos individuales, práctica de diferentes lenguajes artísticos (medios privilegiados para el aprendizaje de estas competencias) y análisis de casos. Para después ser elaborados e integrados a partir de la reflexión individual y colectiva y la ayuda de determinados presupuestos y herramientas teóricas.

La duración de los mismos se adaptará también a las necesidades de cada grupo, sin que, por supuesto, pierda calidad el mismo.

Si formas parte de una institución interesada en ellos, no dudes en contactar con nosotras.