Nuestros Pilares

Aprendizaje Constructivista

Pedagogía basada en el modelo constructivista y en los fundamentos de la globalidad y la significatividad en el aprendizaje. Esto se concreta en la generación de aprendizajes que partan de la práctica vivida por cada persona, de sus conocimientos previos, de su libre elección y de su placer y deseo de averiguar, poniéndole así consciencia a su proceso de enseñanza-aprendizaje y colocando a los/as participantes en constructores activos/as de su propio conocimiento.

Meditación

Como herramienta de autoconocimiento y de autocuidado. Lo primero, porque la práctica meditativa es siempre un espacio de encuentro con una misma, en el que el objetivo meditativo y el ojo que medita son la misma persona, que en un repliegue hacía sí, se mira a ella misma. Lo segundo, porque permite liberar a la mente del vaivén de pensamientos y dejarla, por un rato, descansar, aprendiendo a focalizar la atención en el presente y utilizando este aprendizaje, para la vida.

Arteterapia Gestalt

La terapia Gestalt está dentro de las llamadas terapias humanistas, cuyo modo de hacer psicoterapia no se centra en la enfermedad ni en patologizar a la persona, sino en generar salud expandiendo sus potencialidades y confiando en sus recursos saludables para su propio desarrollo. A partir de esta corriente la terapia deja de asociarse únicamente a la enfermedad y comienza a entenderse también como una herramienta de crecimiento personal.

Esta terapia desarrolla una visión unificadora del ser humano, integrando sus dimensiones sensoriales, afectivas, intelectuales, sociales y espirituales. Desde la terapia Gestalt, se trabaja dando importancia a la toma de conciencia (darse cuenta) de la experiencia presente (aquí y ahora). Esta toma de conciencia, hace que la persona comience a responsabilizarse de lo que le está sucediendo; de sus emociones, sus pensamientos, sus actos, sus evitaciones, sus bloqueos o sus deseos.

La Arteterapia Gestalt por su parte, se basa en los principios de la Gestalt, utilizando el arte como herramienta de transformación. Para ello, se utilizan diferentes lenguajes artísticos, desde los más plásticos como la pintura, la escultura o el collage, hasta técnicas corporales (movimiento espontaneo y  danza contact) o el teatro, pasando por la escritura, la fotografía o la costura. Esto brinda la posibilidad de investigar diferentes maneras de adentrarse en una búsqueda, donde la persona se convierte en la protagonista de su proceso y con esto, de su propia vida.

Cuando creamos, dejamos que nuestras manos hablen, también nuestro cuerpo, confiamos en el proceso y soltamos el estrés y las cargas, hacemos conscientes nuestras fantasías, atravesamos conflictos, desbloqueamos nuestro cuerpo tensionado, volcamos nuestros miedos, nuestra ansiedad, nuestras necesidades e inquietudes. Expresamos todo lo que nuestro ser necesita, y esto, nos da la posibilidad de sacar lo que tenemos dentro, para así poder darnos cuenta y transformar aquello que ya no nos sirve o que nos bloquea en el día a día.

Aprendemos a vernos a través de la obra, a escucharla, a observarla y también a darnos cuenta de qué despierta esa obra en nosotras. Esto nos ayuda a comprendernos y a comprender mejor. Con los mensajes que vayan apareciendo y lo que vayamos descubriendo, tendremos la posibilidad de integrar diferentes aspectos de nuestro carácter, dándoles lugar en la vida y así conocer nuestro yo más auténtico.

En este sentido, la labor del y la Arteterapeuta Gestalt será guiar y acompañar este proceso desde el más profundo respeto a la persona y al ritmo de ésta, ofreciéndole diferentes herramientas (verbales, artísticas, corporales) que le puedan servir en esa búsqueda en la que está sumergida.