Os dejamos un regalo. Una interesante reflexión de Elisa Mandillo sobre los conocidos como TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria) que traspasa las fronteras de estos y se adentra en el análisis sobre cómo el sistema capitalista y patriarcal ha usurpado nuestros cuerpos.

Aquí os dejamos un extracto para ir abriendo boca:

“…las mujeres nunca están lo suficientemente bien. Siempre hay algo que debe ser retocado, pintado para embellecerse, depilado, reducido o aumentado. Estas prácticas para construir la feminidad resultan una especie de herencia, hábitos pre-dados que enseguida detectamos, incluso desde nuestros primeros años, y que alimentan la inseguridad corporal. Nunca es bastante y esos sentimientos de insuficiencia se transfieren a otros ámbitos de nuestras vidas, perjudicando nuestros actos y decisiones y, por consiguiente, la autonomía que debería regir nuestras vidas. El capitalismo, con sus industrias de cosméticos, alimentarias, dietéticas, moda, etc. «cubre» esas necesidades que el heteropatriarcado crea, diluyéndose ambos en un poder indivisible que se nutre del pánico a engordar…”

Elisa, gracias.

TFM ElisaMandilloCabañó IMPR-4